Un masaje deportivo es un tratamiento imprescindible para deportistas de élite y alto rendimiento, sin embargo, también puede ser muy útil para personas que practican deporte como aficionados, pero que necesitan recuperar correctamente, de cara a futuros retos.

En este post analizamos qué es el masaje deportivo, algunos consejos para practicarlo y sus objetivos. 

Qué es el masaje deportivo

El masaje deportivo es un tratamiento llevado a cabo por fisioterapeutas profesionales, centrados en la recuperación tras llevar a cabo una actividad deportiva. 

Este tipo de masaje es muy diferente a los masajes relajantes, lo que queremos es preparar al cuerpo para una actividad física, o bien, recuperar la musculatura tras un esfuerzo, al contrario que sucede con los tratamientos centrados en la relajación.

Los 4 objetivos de un masaje deportivo

El término masaje deportivo es muy amplio, en este tipo de tratamiento podemos buscar hasta cuatro objetivos diferentes, dependiendo del tratamiento que llevemos a cabo.

  • La prevención de lesiones es uno de los objetivos más habituales cuando aplicamos este tipo de masaje.
  • También podemos buscar el mantenimiento de una función corporal correcta.
  • Quizá el objetivo que más se busca con los masajes deportivos sea la restauración del tono muscular adecuado después de un esfuerzo deportivo.
  • También se pueden tratar patologìas relacionadas con la práctica del deporte. 

A veces también se pueden combinar las técnicas, buscando, por ejemplo, la recuperación del tono muscular, mientras incidimos en alguna patología concreta.    

Técnicas de masaje deportivo

Habitualmente, los fisioterapeutas que ofrecen este tipo de tratamiento se han especializado en masaje deportivo. Es responsabilidad del terapeuta determinar qué técnica es la más adecuada en cada caso, con el objetivo de preparar o recuperar la estructura muscular.

Los masajes deportivos más habituales son los siguientes:

  • Masaje de descarga: Son aquellos que se dan a deportistas que han sido sometidos a una intensa presión muscular.
  • Masaje de pre: Lo que se busca es aumentar el flujo de sangre en los tejidos para preparar al músculo de cara a un esfuerzo próximo.
  • Masaje durante: En este caso el objetivo suele ser la eliminación de molestias mientras se está realizando una actividad física. 
  • Masaje post: Aquí tratamos de recuperar las zonas que han entrado en actividad durante el esfuerzo deportivo. 

Como decíamos con anterioridad, estos masajes están indicados tanto para profesionales deportivos como para personas que practican deporte de forma amateur, debido a los beneficios que tienen este tipo de tratamientos.